El proceso de crianza duró 10 meses en nuestras barricas de roble francés y americano. Estas barricas están en una cueva artificial preparada para mantener la temperatura adecuada de forma natural, acorde a la filosofía de elaboración de la familia. Con la crianza, hemos conseguido un vino complejo donde se funden los aromas procedentes de la uva con los que proporciona la barrica.

 

Estamos ante un vino de color rojo picota, brillante, de capa media, limpio y brillante, con lágrima sutilmente coloreada.

 

En boca nos encontramos con un vino suave y aterciopelado, con cuerpo y extracto, gusto a fruta madura, recuerdos de frutos secos y especias, con un final ligeramente amargo. Paso lento, agradable y persistente.

Tienda: www.haciendavillarta.es